Kinross Paracatú inaugura su programa de capacitación en negocios para jóvenes discapacitados

Conseguir el primer trabajo como estudiante ya es muy difícil. La dificultad es aún mayor cuando se trata de jóvenes discapacitados. Un nuevo programa de capacitación, inaugurado en fecha reciente por Kinross Paracatú, tiene por fin ayudar a jóvenes con discapacidades físicas y cognitivas a ingresar al mercado laboral y, quizás, obtener un empleo en Kinross.

“Para Kinross, es importante ser un empleador inclusivo. El trabajo debiera ser significativo para todos”, señala Marcos Cangussu, Director de Recursos Humanos en Paracatú.  “Espero que, en el futuro, algunos de estos alumnos se unan a nuestro equipo como empleados a tiempo completo”.

Los alumnos registrados para el programa de un año están adquiriendo habilidades de negocios clave que incluyen contabilidad, servicio al cliente y compras de productos; estos temas forman parte del plan de estudios desarrollado en asociación con la Universidad SENAI en Paracatú. Como un empleador que ofrece igualdad de oportunidades, Kinross Paracatú pretende aumentar el número de personas discapacitadas que emplea.

Durante las 800 horas de aprendizaje en clase, los alumnos son reconocidos como empleados de Kinross y reciben un salario y beneficios proporcionales. Los alumnos de la clase inaugural llegaron el primer día con muchas ansias de aprender y sumergirse en sus estudios, cuenta Marcos. “Los rostros sonrientes de los alumnos hablan por sí solos”.

Kinross Paracatú tiene planificado continuar con el programa de capacitación durante los próximos dos años.


Preparados para aprender: los alumnos y los instructores en la sala de clases el primer día 


Solo sonrisas: una foto de clase con los alumnos y sus instructores en SENAI Paracatú