Le contamos cómo nuestros empleados están poniendo de su parte para preservar la seguridad de todos

En Kinross, seguimos alentando a nuestros empleados a implementar medidas que reflejen mejores prácticas en sus tareas cotidianas para prevenir y mitigar los efectos de la COVID-19, lo que incluye practicar el distanciamiento físico y la buena higiene personal. 

Vea cómo nuestros empleados preservan su seguridad, la de sus familias y compañeros de trabajo.

En Chile, los empleados practican el distanciamiento físico haciendo su reunión matutina de inicio de tareas al aire libre
En Chirano, lo primero que hace un empleado al comenzar su trabajo es desinfectar sus manos 
En Tasiast, se les toma la temperatura a los empleados antes de que comiencen su turno
En Tasiast, los empleados practican el distanciamiento físico manteniéndose separados en la cafetería
En Paracatu, los empleados practican el distanciamiento físico mientras hacen fila para el almuerzo
En Round Mountain, los empleados de la tienda general financiada por Kinross han implementado escudos de protección para separarse de los clientes Como es la única tienda de comestibles en un radio de 50 millas de la mina y la comunidad, los empleados han trabajado largas horas para proporcionar a la comunidad suministros vitales durante las últimas semanas
En Fort Knox, se ha colocado un escudo de plexiglás frente al depósito de mantenimiento, a fin de brindar una protección donde el distanciamiento físico quizás no sea posible
En Bald Mountain, un empleado se lava las manos con agua y jabón antes de comenzar su turno.

“Quisiéramos hacer llegar un gran agradecimiento a todos los empleados de nuestras operaciones globales que modifican constantemente su rutina cotidiana para que la salud y seguridad sean en todo momento su principal prioridad”, expresó Ed Opitz, vicepresidente de Salud y sustentabilidad . “Seguiremos trabajando juntos para ayudar a detener la propagación del virus y proteger la salud y el bienestar de nuestro personal”.