Usando la innovación para rastrear 6,000 contenedores en el Ártico ruso

Esta historia fue una de las ganadoras del concurso “Lo Mejor de Kinross World”. Fue presentada por Anna Apoka, Especialista en Cultura Corporativa de Kupol.

Uno de los aspectos más difíciles de la minería en el lejano Ártico ruso es lograr que los suministros lleguen al sitio y rastrear los miles de contenedores en los que se envían.

En la actualidad, el sitio de Kupol tiene una base de datos de inventario de más de 80,000 artículos -de todo, desde equipos y repuestos hasta ropa y alimentos deshidratados- almacenados en unos 6,000 contenedores en el sitio. 

Además, la región rusa tiene unos 5,000 contenedores más en otros lugares, incluido el puerto de Pevek y depósitos de tránsito en todo el mundo, en lugares como Vancouver y Seattle.

Manejar estos contenedores cuesta más de $40 millones al año y es sumamente complicado. Kinross viene utilizando el sistema de rastreo JD Edwards, que incluye un instrumento portátil que crea rutas de migración y un administrador de base de datos, para hacer un seguimiento los suministros. Sin embargo, con este sistema, el sitio no siempre puede determinar el movimiento preciso del contenedor. La base de datos además debe actualizarse constantemente, tarea que demanda valiosas horas de trabajo en el sitio.

A fin de tratar de mejorar el sistema de rastreo, Kupol lanzó en 2014 un proyecto piloto desarrollado por los grupos de IT y CI llamado sistema de Rastreo mediante Etiquetas de Identificación de Radiofrecuencia (RFID, por sus siglas en inglés). El proyecto piloto tuvo un enfoque de dos pasos: instalar 2,000 etiquetas de RFID en ambos lados de 1,000 contenedores y desarrollar una aplicación que vinculara el RFID y los números de los contenedores con una base de datos central.

El sistema RFID le permitió a Kupol visualizar en línea el movimiento de cada contenedor, determinar su contenido exacto y seguir el contenedor a lo largo de todo su “ciclo de vida”, desde la compra hasta la utilización. El sistema RFID también le permitió al sitio localizar los contenedores más rápido y reducir el riesgo de perderlos. Lo que es más importante, facilitaba un control mucho mayor de la flota de contenedores, lo que podría permitir ahorros significativos.

El proyecto piloto ha sido suspendido por el momento, ya que llevar la aplicación del proyecto hasta el nivel regional ha sido un desafío: el clima inhóspito, las grandes distancias y la complejidad misma del proceso de cadena de suministro en la región planteaba importantes obstáculos.

Sin embargo, el Departamento de Logística y Compras y los grupos de CI e IT son optimistas y consideran que la implementación total es posible. ¡Después de rastrear miles y miles de suministros a través de océanos y caminos helados, están acostumbrados a los desafíos!   

El transporte de contenedores en invierno

Etiqueta de RFID colocada al costado del contenedor

Almacenamiento de contenedores en Kupol

Colocación de la etiqueta en el contenedor