Mejor historia de minería: La trayectoria de Becky en la industria minera

¡Bienvenido una vez más a nuestra columna “Mejor historia de minería” en Kinross World! Esta semana, destacamos la historia de Rebecca “Becky” Adu Dapaah, Instructora de Mejoramiento Continuo en Chirano. Ella nos habla de sus orígenes y las experiencias que la llevaron a ingresar a la industria minera y al cargo que ocupa hoy.

Crecí en una familia de agricultores en África. Fui la segunda de cuatro hijos y me crié jugando con mis hermanos menores en el suelo, lo que me llevó a desarrollar fascinación por la tierra y los minerales que contiene.

Cuando era adolescente, asistí a una charla de orientación profesional donde el orador animaba a las mujeres a ingresar en la industria minera, un ámbito de estudio “predominantemente” masculino. Este reto despertó mi interés y comencé a considerar estudiar alguna carrera relacionada con geología e ingeniería.

Fui admitida en la Universidad de Ciencias y Tecnología Kwame Nkrumah, en la carrera de Ingeniería en Geología. Fue entonces cuando comencé a sentir que mi sueño se hacía realidad.

En 2009, realicé una pasantía en Chirano Gold Mines, en un proyecto situado en el tajo Tano, como parte de mi tesis universitaria. Entre mis conclusiones, recomendé al departamento de Geología usar sistemas de tecnología de movimiento (de tierra) por voladura (BMT) para controlar el contacto del mineral con los residuos y así minimizar la dilución. Este constituyó un hito muy importante en mi carrera, pues pude observar mis ideas puestas en práctica. Fue un gran orgullo para mí. 

En 2011, me incorporé como graduada en adiestramiento en Chirano y participé en el levantamiento de áreas al oeste del tajo Tano. Mi trabajo dio como resultado el descubrimiento de más reservas auríferas que las previstas, lo que fue otro momento muy gratificante durante mi carrera en Kinross. 

En fecha reciente, fui transferida al equipo de Mejoramiento Continuo (MC) en la mina. En un principio, tuve dudas debido a mi falta de experiencia en el cargo. Sin embargo, después de trabajar con el equipo y nutrirme de sus conocimientos, entendí el impacto positivo que yo tenía en la mina y me encantó la nueva función, pues me ofrecía una nueva oportunidad de aprendizaje.

Durante mi carrera de diez años en Kinross, he aprendido mucho sobre la industria y sobre mí misma. Agradezco profundamente las oportunidades que he tenido de salir de mi zona de confort y superar mis barreras en los diversos cargos. Espero seguir desarrollándome profesionalmente en Kinross e identificar mejoras y eficiencias para reducir costos y prolongar la vida útil de la mina”.

¿Tiene una buena historia de minería que desea compartir en Kinross World? ¡Envíela a KinrossWorld@Kinross.com para tener la oportunidad de que se publique! Las historias pueden contemplar logros operativos, aventuras de exploración, lecciones de seguridad o momentos inspiradores. ¡Esperamos recibir sus historias!